Diario de Cuarentena: NOEXISTE

Hay una gran elucubración sobre el nuevo Observatorio que quieren instalar desde el gobierno, como si no tuviera temas de los que ocuparse y cito algunos:

Tomas de tierras a mansalva, el derecho invertido funciona en el país. Nos toman las propiedades y debemos demostrar que son nuestras.

Inflación creciente por no decir híper,

casi 4 millones de nuevos desempleados,

dólar blue ( el único que se puede adquirir) superior a $170,

cada vez más emisión,

desastre sanitario con un millón de contagiados siendo que no hacemos test, es decir que tenemos unos 10 millones estimados en realidad,

muertos arriba de 350 diarios y el confinamiento más estricto y más largo del mundo.

Avances sobre las instituciones, la justicia, el parlamento y todos los derechos individuales que pueden.

El salario de nuestros ciudadanos es tan bajo como el de Haití, y la pobreza rondará el 60 por ciento. Anuncios falsos a diario de planes que no existen o no cumplen y encima,

como si no alcanzara con lo enumerado el NODIO.

Según Wikipedia el Observatorio Nodio es creado bajo la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual (órgano instituido por la ley 26.522 en la esfera del Poder Legislativo) en octubre del año 2020.

Sí, ahora, porque no tenemos en qué gastar el dinero público y no hay temas por resolver.

El Propósito final del Observatorio Nodio es poder combatir los discursos violentos y la desinformación en las redes sociales, para crear dicho observatorio la defensoría del público se basó en el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres quien en mayo del año 2019 firmó un documento con la siguiente cita:«El discurso público se está convirtiendo en un arma para cosechar ganancias políticas con una retórica incendiaria que estigmatiza y deshumaniza a las minorías… El odio se está generalizando, tanto en las democracias liberales como en los sistemas autoritarios y con cada norma que se rompe se debilitan los pilares de nuestra común humanidad»(Secretario General de las Naciones Unidas António Guterres, Mayo 2019).

Bueno, más allá del utilizamiento político de la tal Lewin que osa compararse con Guterres, podemos afirmar que la señora que estaría a cargo del supuesto Observatorio, no sería el ejemplo a seguir sobre discursos violentos y desinformación y mucho menos defensora de minoría alguna. Fue militante montonera, realizó cámaras ocultas que involucraron a minorías y hace muy poco pidió que un periodista no sea escuchado por la sociedad. Si hablamos de odio.. Pero más grave aún es pensar que alguien, un funcionario, o el mismo estado nos permite algo o no, o nos deja ser libres.

Somos libre y responsables de nuestros actos, y para eso, para las consecuencias del ejercicio de la libertad está la justicia, nadie debe ser observatorio de la libertad de expresión del otro. No hay ciudadanos buenos que sostienen las obsolescencias del poder de turno y malos que pretenden ejercer el pensamiento crítico.

Manifiesto mi rechazo a la creación de un engendro que pretende censurar la libre expresión en mi diario de hoy, y nadie como ella para definirlo:

Que nada nos limite. Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia.

Simone de Beauvoir

Diario de Cuarentena: Libertad de expresión.

En un Estado verdaderamente libre, el pensamiento y la palabra deben ser libres.

Suetonio

La libertad de expresión está contemplada en el artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos aprobada por la ONU en 1948, así como en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que entró en vigor en 1975. Según estas herramientas, son dos los niveles en los que debe aplicarse la libertad de expresión: el individual , es decir la libertad para que cada persona exprese libremente sus ideas y pensamientos, y el colectivo, que señala el intercambio de información para la participación de quienes integran la sociedad. Si te preguntás cuáles son las características de la libertad de expresión, podríamos destacar las siguientes: Es un derecho de toda la ciudadanía, no se refiere solamente a periodistas o profesionales de la comunicación. Es un derecho y a la vez un deber, puesto que los estados tienen la obligación de garantizarla. No solo se refiere al periodismo sino que alcanza a otras artes, como la música, la escultura, la pintura o la literatura. La libertad de expresión apuesta por la transparencia de la información, lo que genera confianza.

Hoy quiero dejar reflejeda mi posición frente a esto en Diario de Cuarentena, y es que sin libertad de expresión no hay democracia ni república posible. Es increíble algo que viene sistemáticamente ocurriendo y que lo hacen nuestro presidente y vicepresidenta. Acusar a los medios, al periodismo, la vice desde videos que sube a sus redes, como si fuera una ciudadana común. Señora, usted detenta poder, si usted cuestiona en redes o habla mal de alguien que no opina como usted, abusa. Y ese poder no se lo dimos para que nos censure, sino para que garantice nuestra libertad de expresión. Pero como yo no esperaba menos de quien ya lo ha hecho, no es eso lo que me asombra.

Me impresiona la cantidad de gente valiosa e intelectual que toma conductas que atentan contra la libertad de expresión como algo normal, y hasta avalan con razonamientos propios de épocas persecutorias las acciones de líderes que no merecen serlo. La palabra confianza es la clave. Los argentinos no tenemos confianza en nuestros propios criterios, entonces seguimos a otros que no siempre nos reflejan, pero que se acerca a lo que suponemos un ideal.

La confianza se logra con el equilibrio. Equilibrio de poder, equilibrio mental de los que detentan el poder, equilibrio de los ciudadanos, equilibrio en la economía, en la salud, en la vida social. Y estamos en un momento de desequilibrio total. En el que los que nos gobiernan generan confusión y abuso de poder. Cercenan libertades individuales y parecen querer ir por la libertad de expresión. No lo permitamos. No callemos. No miremos mansos el atropello de lo que tanto costó conseguir.

En lo personal, la palabra es mi medio de lucha, y no cejaré en el intento de hacerla respetar. Toda palabra vale. No solo la que responde al gobierno de turno.

Nadie como ella para cerrar este Diario: Que nada nos limite. Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia. Simone de Beauvoir


Diario de cuarentena: Probabilidades

¿Te diste cuenta que ya comenzó el fresquito? y con la brisa y la humedad otoñal, los rulos se vuelven locos. Más que yo. Y entonces me empiezo a atar el pelo, después me lo corto, imaginate como quedó. Después me veo las raíces, me doy cuenta que mis canas van en aumento, me acuerdo que se viene el mes de mi cumple y me da acidez. Todo eso en la mañana.

Por la tarde, tras alimentar a la perra, me pongo a limpiar la casa, porqué nadie puede ayudarme en estos días de confinamiento. Y vivo con varones a los que la liberación femenina no volvió más higiénicos y pueden sobrevivir en el caos y el polvo con tranquilidad absoluta. La vida con bolas es evidentemente más sencilla y me vienen los recuerdos de cuando Nacha cantaba; qué lindo ser mujer. Y la punta del obelisco.

Una vez concluido el aseo del hogar, la perra entra corriendo y ladrando desde el patio y como llovió me mancha todo mi piso inmaculado (jamás creí oírme decir esa frase) y termino corriéndola con un trapo de piso en la mano. Abro la puerta de calle y el vecino me mira, con los rulos parados, a las puteadas y trapo en mano. abre los ojos y agacha la cabeza, como asintiendo que mi vida es una porquería.

A la tarde intento ser creativa y arreglar cosas rotas, cocino un par de tartas para tener, que sé que hoy se acabarán y me vuelvo maniquí de mis propios remiendos. Tras un largo suspiro, entro en la ducha y al correr el agua tibia sobre mi cuello me doy cuenta que no pude terminar de leer a Cheever. Me digo que me voy a tomar las próximas dos horas para hacerlo. Salgo de la sala de baño con menos peso y más segura de mis intereses y escucho a mi hijo decir: ¿ma, vos entendés algo de probabilidades? Me vuelve Nacha a la memoria y Eva, y Simone, y SIlvina Ocampo y las trabajadoras golpeadas, y Alicia Moreau de Justo y a grito pelado a lo Juana Azurduy respondo: Si, probablemente sepa todo.