Diario de Cuarentena: Sensatez y Sentimientos

Diario de Cuarentena: Sensatez y Sentimientos

Si la sensatez es el buen juicio, prudencia y madurez en actos y decisiones, estamos al horno. Mientras Mila ladra desde el patio, Nico duerme y Marcelo fue a buscar el pedido online al súper; intento reflexionar con equilibrio toda la ilógica situación que vivimos y que leemos en los diarios, o que oímos en la radio, ni hablar de las barbaridades que vemos. Pero creo que todo se reduce a la portada del libro de Jane Austen. A los argentinos nos faltan las dos cosas. Sensatez y sentimientos. Estamos en una lucha de veredas, al estilo de otro siglo. Enmarañados en discursos falsos que aturden el juicio crítico y con una inequidad creciente que no depende de los poderes de turno sino de la cultura reinante, donde y cito a Austen»La gente siempre vive eternamente cuando hay una pensión de por medio» y agrego, que vota eternamente al que le da prebendas, o pensiones, o subsidios, o como quieras llamarlo; con un presidente que habla con voz más agradable que su vice, pero volviendo a Jane, «Lo agradable de una ocupación no es siempre prueba de su corrección» y con ciudadanos que se callan y se tragan por miedo no se sabe a que, la posibilidad de cambiar un orden público que no solo no salva a nadie, sino que devasta la república y con ella a todos nosotros.

Cambio la yerba del mate mientras pienso que también tenemos el problema de los grandes pensadores nacionales y populares, que viven en una nube nada nacional ni popular, y busco en el libro desesperada una frase que leí hasta que la encuentro para copiarla textualmente: «Un hombre que no sabe qué hacer con el tiempo ignora lo que es meterse con el de los demás». Y acto seguido me vienen a la cabeza los muchos más de 60 atentados a silo bolsas de campesinos que laburan de sol a sol para obtenerlos y que tienen el derecho adquirido de venderlos cuando les convenga, más aún con los atropellos y confiscatorios impuestos y retenciones que padecen; pero que los nacionales y populares se han encargado de demonizar a tal punto que haya vándalos que creen que destruyendo el trabajo ajeno van a obtener riqueza. Sin producción, sin empresas, sin trabajo genuino, ¿de qué creen que vivirá el estado? Lamento tanto que haya generaciones que no tengan idea del sentido que el trabajo otorga, de la consecuencia directa en la sensatez que tiene ganarse el pan, y de los sentimientos magnánimos que trae consigo una buena jornada laboral, ese cansancio productivo, consecuente.

Me cebo otro mate para mitigar la angustia que provoca pensar en todo lo que vivimos, sumada a 105 días de cuarentena-el término quedó muy corto- obligatoria y punitiva, tomo nota de cuántos sufren y cómo sufro por ellos, por eso cierro con el sentimiento a flor de piel y las palabras de Jane Austen «Los que poco sufren pueden ser tan orgullosos e independientes como quieran; pueden resistir los insultos o humillar a su vez…yo no puedo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: